SCEC (1982) El laico católico testigo de fe en la escuela
 
Se trata de un documento emitido por el máximo organismo vaticano especializado en educación: la Sagrada Congregación para la Escuela Católica. Está destinado a los laicos católicos, hombres y mujeres, que desempeñan cualquier tipo de trabajo en la escuela elemental y media, tanto en las escuelas públicas como en las escuelas católicas. El punto de partida es la invitación que en 1965 hacía el Concilio Vaticano II sobre la educación cristiana (GEM) a seguir reflexionando sobre la presencia de los cristianos en la educación. Entiende que merece la pena analizar el papel que ha ido adquiriendo el laicado católico en la escuela, teniendo en cuenta una serie de circunstancias nuevas que se han ido dando en la evolución social de las escuelas -descenso del número de sacerdotes, religiosos y religiosas dedicados a la enseñanza para atender a otras necesidades apostólicas, erróneo criterio de que la escuela no era un campo apropiado para la pastoral de la Iglesia, etc.- El documento analiza el meritorio trabajo que realizan los laicos en la escuela y transmite lo mucho que la iglesia aprecia este dedicación.