CONCILIO VATICANO II (1965) DEC GEM
 
Se trata de un documento de gran autoridad eclesial tanto por su procedencia como por su contenido: emana del Concilio Vaticano II (1965) y está dedicado de forma exclusiva al tema de la educación. Hasta que se publicó este decreto, el documento principal de la Iglesia en materia educativa era la Encíclica Divini Illius Magistri del papa Pío X (1929). El decreto cuenta con un proemio, dos partes -una dedicada a las escuelas en general y otra dedicada a las escuelas católicas-, y una conclusión. En el proemio se formula el derecho fundamental de todas las personas a la educación a la vez que se insiste en la doctrina clásica de la Iglesia que plantea el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. En la parte primera se plantea la gran importancia que tienen las escuelas en la sociedad actual por ser las instituciones encargadas de hacer efectivo el derecho a la educación en las sociedades actuales. En la parte segunda se plantea la escuela católica como una posibilidad de educación en todos los niveles educativos. En la conclusión se exhorta a alumnos y profesores a mantener viva la presencia cristiana en la transmisión de la ciencia y la cultura.