El profesorado cristiano no acaba de asociarse

Uno de los asuntos pendientes de la democracia española sigue siendo la baja tendencia de los ciudadanos a asociarse. En el caso de los profesores la tendencia a asociarse resulta menor a la del resto de la población. Y en el caso de los profesores cristianos la tendencia baja aún más... Y es que normalmente la mayoría de los ciudadanos a la hora de asociarse se plantean la pregunta de la utilidad: ¿qué beneficios puedo sacar por pertenecer a una asociación determinada? 
Un paso adelante de la democracia sería fomenar el asociacionismo y otro más fomentar el valor del servicio anteponiéndole al de la utilidad. Variar la pregunta de qué puedo obtener por la de qué puedo aportar al grupo con el que me asocio?
Parece evidente que entre los valores cristianos el del servicio es un valor superior al de la utilidad…
¿Nos llamamos profesores cristianos y no somos capaces de asociarnos para aprender en grupo el valor cristiano del servicio al de la utilidad o simplemente optamos por posturas escépticas, separamos profesionalidad y servicio y cuando queremos ofrecer nuestro servicio lo hacemos fuera de nuestro ámbito profesional de la educación?
Jesús Sanjosé del Campo

Comentarios  

 
#2 Juvenal 21-04-2013 17:15
Único problema: la tendencia (que encabezo yo) a creer que nuestra perspectiva del servicio del profesor cristiano es la "pata negra", y a negar a los demás el pan y la sal. Cuando veo la cantidad de trolls (a veces incluso a cara descubierta) en los blogs religiosos me aterrorizo. Pero si alguien inicia una alternativa incluyente, prometo sumarme y morderme la lengua.
Citar
 
 
#1 pepe 20-03-2013 15:35
estoy de acuerdo con el titular
Citar